11 / 12

Senderismo y diversión en la Naturaleza con Niños

Muchos padres descartan realizar rutas con niños porque creen que va a ser complicado organizarse con los más pequeños, y piensan que se van a cansar ya que prefieren la “tablet” o las “apps” del móvil…

Pero todo esto no es verdad, es muy importante que los más pequeños estén en contacto con la naturaleza porque gracias a ella descubren el mundo, exploran, curiosean, se manchan, corren, gritan, son libres… Además, a esas edades son como esponjas, y todo lo que les enseñen, lo aprenden con mucha rapidez.

 

Lo mejor para que los niños disfruten con la salida al campo es dejarles explorar, pero darles unas pautas de respeto hacia la flora y la fauna que nos encontramos, a la vez que a través de juegos los estimulamos para que descubran y aprendan nuevas cosas y disfruten de su experiencia.

 

Para comenzar la jornada, prepararéis juntos su mochila para poder ir recogiendo hojas o piedras que encontréis en vuestra excursión y traer de recuerdo. Además, es importante llevar siempre una botella de agua y comida para poder reponer fuerzas. Y, ¿cómo no?, ropa de recambio, porque sabemos que los niños son muy curiosos (y sobre todo cuando hay charcos de por medio…), por lo que, para evitar que se resfríe, tener a mano una muda para cambiarse hará que podamos continuar nuestra ruta sin problemas. 

 

Si el niño es muy pequeño para aguantar largas caminatas, podéis disponer de mochilas ergonómicas que podéis portar para cuando esté cansado y necesite que le ayudemos a continuar nuestra aventura, mientras nosotros seguimos disfrutando en familia del paisaje.

Antes de salir a disfrutar de la naturaleza, necesitaréis planificar todo para que veamos si podemos realizar esa ruta en familia. La accesibilidad al terreno y es estado de la ruta es muy importante cuando vamos con los más pequeños. Por suerte, en la Sierra de Gredos o incluso en el Valle del Jerte encontraréis rutas fáciles como la Garganta de los Infiernos, las Nogaledas… accesible para todas las edades.

Paisaje visible en la ruta de la Garganta de los infiernos

Para que los niños se ilusionen con nuestra excursión es recomendable ir creando una aventura y contársela para que se emocione por realizar la ruta al igual que nosotros, ya que disfrutará desde el primer momento de todo lo que vea a su paso. No debemos tener prisa en hacer la ruta, ya que los niños, al ser tan curiosos, se entretienen con animales u otros elementos de la naturaleza que encuentren a su paso, o quieren jugar, momento ideal para disfrutar con ellos de sus juegos en familia. 

Cuando terminéis la aventura, el niño regresará feliz, con ganas de contarle a todos sus amigos y familiares su gran aventura, y lo más importante: habréis compartido en familia un momento único.

Y para después de un día duro de caminata en el campo, os esperamos en nuestras instalaciones para que descanséis mientras reponéis fuerzas con nuestros bizcochos caseros, y podáis seguir jugando con nuestros juegos en el Salón Tormes, donde los más pequeños podrán seguir gastando su energía.

¡Os esperamos!